jueves, 31 de mayo de 2012

La Musica y los cassettes

Siempre me ha gustado la música y es algo que he compartido con muchos amigos del cole y del barrio. Y es que el cole quedaba en el barrio. No como ahora, que se tienen generalmente que ir en movilidad al colegio. Pero bueno, eso es tema para un post más largo.

Recuerdo que mi pata Ricardo se compró -allá por el año 1986- un equipo Sony Dynapower (creo que asi se escribía) y dos cosas nos llamaban la atención de ese equipo: la forma cuadrada de los parlantes, y un botón que se encontraba junto a TUNER, AUX y TAPE, y decia CD. En esos tiempos no había Internet (o sí había, pero en universidades gringas) como para GOOGLEAR una palabra y saber al instante todo sobre ella. Asi que no sabíamos de qué se trataba ese botón.

Lo que sí teníamos a la mano eran los Cassettes de audio y los de formato BETAMAX. Tenemos una anécdota muy simpática de una vez que vimos Porkis en BETA en la casa de mi compadre Kike y nos tiraron dedo en el cole diciendo que estabamos viendo películas pornográficas jajaja, pero ahora mejor seguimos con lo de los cassettes.

El hecho es que creo que a partir de segundo de media comenzamos a grabar la música que nos gustaba en cassettes. Íbamos a unas galerías que se llamaban Los Pinos, creo. Al inicio de la Av. Benavides. Teníamos que juntar los cinco soles que nos costaba la grabación entre cuatro amigos, y menos mal que mis gustos fueron casi siempre los mismos que los de mi pata Micky. Asi que éramos Micky y yo, mi pata Lion (un poco marsiano para sus gustos) y mi compadre Kike. Él, bueno, él... tiene su estilo y él sabe que lo quiero mucho. Cada uno tenía derecho a cierto numero de canciones, y generalmente quien ponía un poquito más de dinero, se quedaba con la cinta original. (Bueno, copia de varios CDs originales)

No he mencionado hasta ahora cuál era nuestro tipo de música: wave, new wave, techno, lo que sonaba en Radio Miraflores y Doble 9. Lo que ponían en Nirvana (que me chotearon una vez féamente con el Chato Edgard y Lion creo). Música proveniente de Inglaterra.

Ahi nos atendía un pata flaco, ojerezo, de un hablar muy pausado y casi que no se le escuchaba. Lenti creo que era su apellido, y vaya que le hacía juego con su estilo de ser y de vida. Pero nosotros lo llamabas "El Mira", por que cada vez que íbamos, en la fecha que nos había dicho, a recoger nuestra cinta, nos decía "Miiira, la cinta no esta lista, porque no ha habido luz...". Y no dejaba de ser verdad porque estabamos en PLENA época de los apagones y terrorismo, fina cortesía de  alan garcia. Pero con esa mecida nos tenía semanas, Qué semanas! meses!.  Otra característica de la tienda de Mira es que al llegar parecía que no había nadie, pero en eso, del piso, se levantaba Mira y dejaba a su enamorada ahi, probablmente fumando un cigarrito o lo que fuere. Un personaje definitivamente.

Después de ponernos de acuerdo en la lista de canciones que contendría nuestro cassette, lo mandabamos grabar con Mira. Escribiamos en un papelito cuadriculado y al recoger la cinta (meses después) veíamos si había podido grabar todos los temas pedidos (con las marcianadas que podrían haber incluído Lion y mi compadre). Ahora la segunda etapa: copiar ese cassette a los otros tres.

El asunto para la copia era conseguir alguien que nos pueda prestar su "doble cassetera". yo me mudé a Monterrico durante el verano de 1990 cuando estaba en quinto de media. Grande fue mi sorpresa una vez cuando al recoger la pelota con la que jugaba con mis primos, me encontre con Nair. Mi gran amiga de cole, era ahora también mi vecina. Y más me alegré cuando supe que tenía una "doble cassetera". 
Asi que su casa sería el lugar para hacer las copías de la cinta que Mira nos había grabado. Mientras uno estaba grabando (nunca a alta-velocidad porque se perdía calidad!!!!) el otro preparaba la cinta del siguiente.

¿Quién no ha re-bobinado un cassette sin hacer uso de un lapiz mongol amarillo o un lapicero de color verdecido que comienza en puntita y se hace mas gordito??? Bueno, había que hacerlo así. Recuerdo rebobinadores de cintas de VHS, pero no de cassettes de audio. No sé quién tenía una precisión maldita para justo detener la "rebobinada" en el momento preciso en que una canción comenzaba o terminaba.

El hecho es que estábamos HORAS, tardes enteras en la casa de Naysha (mi amiga Nair canta bonito, y esta Naysha era una cantante de esas épocas). Ella siempre fue muy atenta con nosotros y nunca nos puso mala cara por invadir su casa los cuatro. (O los cinco, porque mi pata Ruben a veces también iba ahi a grabar). Una razón más querida Nair para quererte.

Es increíble ahora el poder de Internet para conseguir la canción que quieras, de la época que sea, en instantes. Qué hubiera sido de nosotros cuatro con Internet por aquellas épocas. Quizas, mi pata Lion y unos cuantos más no hubieran IDOLATRADO a un patita que en Lince, tenía cientos de CDs porque el hermano creo que era DJ de la radio Doble9.



sábado, 9 de julio de 2011

Mis amigos. Los Javieres.

El último jueves, la pinchanguita semanal fue especial. Después de meses regresaba a las canchas mi pata Javier, y después de semanas mi otro pata Javier. Y hace dos fechas que no va mi pata Javier, que normalmente es un fijo.

El primero es más conocido como "Lion". Me imagino por su apellido, aunque también por los ojos claros. La verdad es que yo ya lo conocí con ese sobrenombre, o chapa, o apodo. Somos patas desde 6to grado, cuando junto a mi compadre Kike, o "La Iguana", los rescate de la babosada. Ellos me entienden.
Cómo olvidar cuando con Lion fuimos al cine Ambassador, al costado del famoso restaurante Blue Moon, a ver una película de terror llamada "Superstición". ¡Nos cagabamos de miedo! La película era recontra brava, creo que no la volvería a ver. No recuerdo muy bien -él dirá que yo fui el de la idea- pero no logramos terminar la película. Uno de los dos fue al baño, y el otro rosquete, que se moría de mierdo, fue también. Ahí, acordamos en no terminar la pela y salimos del cine.
También recuerdo que en 2do. de media regresó con tremendo vozarrón, lo cual se hizo evidente en el célebre concurso de inglés donde teníamos que hacer grupos y cantar en inglés, pero con una letra propia (ver post acerca de ese concurso). Para empeorar la cosa, en su grupo estaba también una compañera con una voz sumamente suave. Ella era muy suavecita también. Asi es que cada vez que comenzaba ella a cantar, era como escuchar a un coro celestial, pero de ahi la fregaba todo Lion con su tremendo vozarrón y sus gallazos.
Una vez fui a buscarlo en la noche y le dije que íbamos a ir a un quinceañero. Que se pusiera su terno y que nos encontrabamos en la esquina del Interbank (¿o era el Crédito?). La verdad era que no habíamos sido invitados y solo era una joda de Tinelli en la cual también participaron dos amigos más. Cuando se dio cuenta, se molestó terriblemente y se quitó. Horas después apareció en mi casa y nos quedamos conversando. Los otros dos, al final, llegaron a ir a ese quinceañero y creo que se vacilaron un montón.

El otro Javier, que ha reaparecido después de semanas, es mi pata "Choclito". Bueno, eso creo, porque a quien hemos visto es alguien igualito a él, pero con 22 kilos menos. Es realmente inspirante todo el esfuerzo que él ha hecho para bajar de peso y muchos deberíamos seguir el ejemplo, al menos yo lo estoy intentando.

Pero hubo un tiempo en que Choclito tenía un cuerpo digno de Charles Atlas. Era un "Sport Billy" porque practicaba todo deporte. En las clases de Educación Física teníamos un profesor alto y delgado. En taburete por ejemplo, decía: "ustedes vienen corriendo, paran acá, saltan y giran en el taburete, y caen acá". Entonces nosotros le decíamos: "A ver pe profe, una demostración". El profe nunca hacía una demo (solo en Basket) pero de inmediato llamaba: "Orrego, a ver haga una demostración". Y venia Choclito, y lo hacia muy bien. Eso creo.

El sobrenombre sí es de mi autoría (junto con mi compadre) y merece un post aparte. Javier no sólo destacaba en los deportes, sino también en lo académico. Fue presidente del Comité Social con una compañero que no quiere ser mencionada. Mejor. Aunque por último ni me lee, asi que ni la nombraré. El otro Javier, el primero, osea Lion, fue presidente del Comité Electoral, del que creo que fui delegado (o fue el Micky, tamare, estoy comenzando a olvidar los detalles).

El último Javier, el fijo es más conocido como "Jota". Mi hermano lo rebautizo como "J Z Loca". Dijo que para que quedarnos con una letra, mejor ponerle otra, una zeta y terminaba con Loca, ya que él siempre nos decia "Hola Loca". Asi como mi pata Pez, a quien también lo conocemos como "Chito" porque siempre nos decia "Hola Chito". El apodo Jota también lo encontré asi en 6to grado, que es cuando ingresé al colegio procedente de otro cole, que siempre trato de borrar de mi mente. Hasta su mamí le dije "Jota", creo que por su nombre es Javier Jesús.
J es célebre porque desde muy chibolos, 1ro de media talvez, ya manejaba un negocio. El negocio de las luces. Me acuerdo haber ido con Chito a poner luces a un tono, y J estaba en otro, y por ahi había un tercero. El me grabó el primer cassete con musica variada, donde recuerdo claramente un par temas de dos de mis grupos favoritos: INXS y Depeche Mode.
También porque fue el tecladista del grupo que en 3ro de media ganó el concurso de inglés (no en la final de secundaria, pero sí en su salón y en toda la promoción). Su parte era tocar 4 teclas. "Tu- ru- tu- tu.". Yo ya tenía el tecladito que me dieron por usas esos fierros de los cuales hablé en el post anterior, y me tocaba entrenarlo. Si demoró o no en aprender tan complicada melodía, mejor lo dejo para otro post.
J también será recordado toda la vida, por ceder una falta fuera de su area (cuando tapó para nuestro año en las mini-olimpiadas del 90) y entregar inocentemente la pelota al delantero contrario. Éste la agarra, y lo fusila. GOL (ver video en Youtube).
Las amanecidas en su depa también son célebres cuando cursabamos el I ciclo de Ingeniería Electrónica con Chito también. Ellos terminaron, yo no.

Ahi tienen a tres de mis amigos. Amigos del cole. Amigos del barrio. Amigos del alma. Sé que ante cualquier problema, llamo a cualquier Javier (J,Cholito o Lion) y estarán conmigo. Y tengo muchos más. Porque se puede tener todo lo material, todo el dinero del mundo, pero si no tienes familia y amigos, no te sirve de nada. Y doy gracias a Dios por haberme rodeado de tan buenos amigos.

sábado, 7 de mayo de 2011

Auch carajo, estas con tu cuerpo!

Desde que nací, me cuentan mis padres, era encorvado. Dicen que camino igualito a mi abuelo, y el era también asi, encorvado. El hecho es que me llevaron a varios doctores y en todos los casos, la solución a mi problema era la misma: ejercicios. Por ahi, algunos decían que sujetara un palo detrás de mi espalda con los brazos por unas cuantas horas.

Ya en Lima, (llegamos el 84, cuando tenía casi 10 años), mis papas contraron a una enfermera para que me ayudara con los ejercicios de fisioterapia. Tenía yo un colchoncito que tendía en el piso y ahi me iba indicando la enfermera qué debía hacer. No eran nada difíciles: de costado levantar una pierna, luego la otra. De frente, lo mismo, y asi. La verdad es que no recuerdo bien cuáles eran todos los ejercicios. Pero yo prefería conversar con la enfermera.

Como no se veía ningún progreso (no es que fuera tampoco el jorobado de Notre Dame, pero dice mi mamá que me hacia una "S" cuando me sentaba en el escritorio) me llevaron a un especialista en la Clinica El Polo. No recuerdo el nombre del doctor (pero se lo preguntaré a mi mamá porque me interesa googlearlo) pero el vio mis radiografías y preguntó si alguien en la familia tenía el mismo problema (o sea, medio jorobado). Mi papá le contó de su papá y le dijo que su hermano mayor (mi tio Germancito, que en paz descanse) era igual. Entonces el doctor le pidió a mi viejo que -si tenía la confianza suficiente- le pediera a mi tio que fuera a consulta conmigo. Asi fue, y -no estoy tan seguro de esto- pero creo que a ambos nos puso en bibidí (¿así se escribe?) y nos hizo caminar de un lado a otro. Nos miro de frente y de costado.

Finalmente, su diagnóstico fue escoliosis, es decir, una curvatura mayor a lo normal en la columna vista de perfil. Existe también cuando se ve a la persona de frente, y existe la que tiene ambos (que terrible debe ser eso!). Como no había sido constante con los métodos anteriores, y estando ya de 13 años, lo que debía hacer era usar un Corsé de Milwaukee. Nos derivó a la Clinica San Juan de Dios porque ahí estaban los mejores técnicos para hacer el corsé a medida. Es (bueno, era, no se ahora) a medida que tiene que hacerse.

Me pidieron que fuera con un polito viejo. La razón era que para hacer el molde de mi cuerpo tenían que vendarme con yeso (como cuando te rompes un hueso) desde un poco mas abajo de la cintura hasta el pecho. Y asi te meten al horno!. (No, mentira, te cortan el yeso ya duro con todo y polito viejo, lo rellenaban con mas yeso, y lo metían horno).

Regresamos y recogimos el corsé. Regresé muchas veces más para ajustes en la altura del corsé y en cada visita veía a muchísimos niños y niñas inválidos, en silla de ruedas, bebitos con yeso desde la cintura a las pies, y tantas cosas más. El nacimiento que armaban en Diciembre era alucinante!.

Era horrible usar le corsé. Estaba paralizado de la cintura para arriba, y tenía que usarlo durante 23 horas al día. Sólo disponía de una hora para poder bañarme. Muchos se preguntarán (me lo preguntaron hace 23 años) si me lo tenía que quitar para ir al trono. Yo les bromeaba diciendo que tenía una compuerta que permitía hacerlo de manera cómoda. Por supuesto que no!. Para distraerme un poco y alejarme de ese sufrimiento (era verano de tercero de media, año 88) mis papás me compraron un teclado Casio en Tacna. Mi papá lo tuve meses caletado en su oficina, pero su chofer, el gran César (no por Ave Cesar, sino porque es su nombre) me dateó de la compra. De verdad que funcionó. Adoraba ese tecladito y sacaba de oido un montón de canciones. Tuve un excelente profesor (el hermano de mi amiga Rosita Choccare) que me dio solo un par de clases. Me enseñó las notas musicales y los acordes y me dijo: Listo, tú mismo eres ahora.

Durante todo el verano, mis amigos del cole que vivian en el barrio ya me habían visto con el corsé. Lo llamaban "Tu Cuerpo". Nadie me decía "Oye, quítate tu corsé"  sino "tu cuerpo". Fue muy difícil acostumbrarme a usar mi cuerpo. Dormir era lo peor. Tenía que hacerlo boca arriba, cosa que nunca he podido (sufro en el bus o avión). Pero mi mamá me decía: "hijito, no dejes que ese aparato te gane, tú debes ganarle al aparato. Mi tía Pety, que siempre iba los veranos con mis primos me daba masajes en la hora que me lo podía quitar, y después me hechaba talco entre los homóplatos, ya que ahí iba una almohadilla que presionaba mi espalda hacia adelante, y durante una época me salían ampollas por el sudor.

Al final, lo llegué a acostumbrar completamente, hasta manejaba el carro de mi papá y mi bicicleta, aunque nunca debí hacer caballito con la bicla porque me fui rectito de espaldas hacias atrás. No me dolió porque tenía la almohadilla en la espalda. Esa que me sacaba ampollas. Incluso, casi todos mis patas dle cole ya me habían visto usándolo. Pero el roche iba a ser cuando comenzara el colegio. Tercero de media, época de quinceañeros. Pero finalmente el día llegó. De afuera, solo se veía el collarín de fierro, pero al acercarse se notaba que algo raro habia. Los primeros en preguntarme qué era y por qué lo llevaba puesto fueron los profesores. Les contestaba que en verano me había caído y que esa era la razón por la cual lo usaba. Me decián de todo, Robotech, Robocop, Transformers, jajaja, pero yo me reía nada más. La verdad que no me acuerdo ningún episodio en donde me haya sentido mal, o talvez lo he borrado de mi memoría, pero estoy casi seguro que siempre lo tomaba a la deportiva. Total, yo era el chibolo que se debía admirar por tener tanta fuerza de voluntad para usar semejante aparato.

Recuerdo una vez que mi pata El Pez, (seguro que no se acuerda) estaba que me fregaba y yo algo le diría o haría que él, asadazo, me metió un puñete, pero se jodió, porque estaba con el corsé puesto y se dio contra una tremenda vara de alumnio. "Auch carajo" gritó. "Estás con tu cuerpo". Tampoco me podían cortar la colita que me dejaba atrás porque las tijeras se atracaban en las dos baras que salían de la cintura hasta la parte posterior de mi cuello, la nuca.  Lo mejor: odiaba Educación Física, y el doctor fue claro: "Haz mucho ejercicio" me dijo. Obviamente yo le decía al profesor: "Profe, el doctor me ha prohibido cualquier ejercicio fisico". Y obviamente el profesor me creía.

Ya en cuarto de media, con la columna perfectamente alineada (en realidad los resultados se vieron después de los primeros meses) yo me quitaba el corsé al llegar al cole y me lo ponía para regresar. Me había perdido ya varios quinceañeros (que huevas! debi hacer el baile del robot!) y ya no quería usarlo. Hablé con mi papa y me dijo que ya era año y medio de uso, y que me apoyaba en la decisión de ya no regresar (por enésima vez) a la San Juan de Dios para otro ajuste. Debo haber crecido casi 20 centímetros y por eso era que hacíamos visitas seguidas a la clínica.

Seguro al verme en el cole usando el corsé, una chica de un año más que yo (estaría en 4to y yo en 3ro) se animó a usar corsé. Era flaquita y alta aunque no la recuerdo muy jorobada. Pero no duró. Otra queridísima amiga me dijo que le hablará a su sobrina ya que había sido diagnosticada con lo mismo. Le hablé. Le dije que era la mejor decisión de mi vida (después tuve otras igual de trascendentales) y que en el caso de mueres, mejor aún ya que te saca una cinturita alucinante. Durante años tuve una cintura envidiable, ahora es solo memorable, porque ya no queda nada de ella.

Que agradecido estoy a mis papás por haberme curado. A mi tio Germancito, a mi teclado Casio. A mis amigos. Los mismos amigos con los que jugamos fulbito los martes y nos vamos una vez al mes a salar a algun candidato a la presidencia. Jamás sentí que se burlaran de mí (tampoco me hubiera dejado creo) y el haber usado ese aparato -mi cuerpo- no solo fortaleció mi columna, sino mi carácter.

Hasta la próxima entrega. Disculpen errores ortográficos o semánticos. Me da mucha pereza revisar. Además no soy un Nobel (aunque si noble) para hacerlo.

martes, 4 de enero de 2011

Para mi pata Huaco Gordo. LA primera de espero muchas.

Me es muy difícil llorar. Muchas veces quiero hacerlo pero no me sale. Me acuerdo la primera vez, o la primera vez que me acuerdo porque debo haber llorado harto de niño, fue cuando le contesté a mi abuelita. No me acuerdo que le dije, pero debe ser algo fuerte que después lloré y le pedí perdón. La segunda vez, mi hermano se iba a España por segunda vez. Mi papá y yo lo llevamos. Nos despedimos y regresamos al carro, pero antes de entrar le dije a mi papá que había olvidado pagar el ticket, entonces vi a mi hermano afuera, fumando un cigarrito antes de entrar. Lo miré y lo abracé, y me puse a llorar. Le dije que no quería que sufriera porque él ya había sufrido mucho. Él pensó que era una de mis bromas, pero se dio cuenta que estaba muy triste porque se iba. La última vez ha sido viendo las fotos de mi amigo Marcel.
Él muríó a fines de noviembre del año pasado y la noticia me la dieron por nextel, cuando cruzaba la Javier Prado con San Luis. Había ido a recoger los pasaportes visados de mi esposa e hijos, para justamente ir a Miami y a Disney con mi amigo Marcel. Él se había ganado unos días en un hotel lujoso en Orlando y nos ofrecia ampliar esa oferta por talvez, una habitación más grande para entrar todos. También nos ofrecia su carro.

Había estado con él a fines de agosto del año pasado. Estuvimos juntos todo un día. Me recogió de la casa de otra amiga muy querida que siempre me atiende como rey. Fuimos de shopping y de ahi a almorzar. Ahi le comenté que, tengo amigos y familiares en USA viviendo tranquilos. Rompiéndose el lomo, ajustados, trantando de salir adelante. Pero le dije, que en la mayoría de los casos eso no significaba vivir feliz. Aunque claro, muchas veces, la tranquilidad es una forma de felicidad. La pregunta fue directa: "Huaco, eres feliz acá?". Me contestó que sí. Que se sentía cómodo,realizado, feliz. Con su orden (el lugar donde vivía tenia cada cosa en su lugar, muy ordenado y limpio, con unos cuadritos hechos a mano por su hermana y que se los habían enviado de Perú), y su rutina de trabajo, y baile.

Estas líneas intercambiamos al respecto en facebook:

German Tejada August 31, 2010 at 11:00am 
oye huaco la pasamos de la putisima madre, que cague de risa. estas igualito y FELIZ. asi que regreso contento carajo y en febrero me tienes de nuevo por aca. un abrzote amigo   

Paul Marcel Larriviere Lúcar August 31, 2010 at 12:28pm 
De nada mi amigo. Tu sabes que es un gusto para mi poder compartir con la gente que quiero y tu sabes que uds. son mi amigos de verdad. Nos vemos pronto y espero que traigas a la China!!! Marcel.

LE prometí que a mi regreso, en Febrero, de hecho le acompañaría a bailar, que quería conocer sus lugares de rumba. Eso ya no se podrá hacer. al menos no en este mundo. Y a pesar que cada que entro al facebook no puedo evitar ir  a ver mis fotos con él o sus fotos y sentir mucha pena y llorar solito, después me viene una calma, una paz. Él vivía un dia a la vez, reía todo el día, sobretodo cuando lo llamaba para ponerle su canción favorita. Jajajaja. Creo que por haberlo visto tan poco antes de su partida y haber compartido con él tanto en tan poco tiempo, ha hecho que su muerte me haya chocado tanto y me ha haya puesto a llorar después de tanto tiempo.

El simplemente se nos ha adelantado y como decia, ahora me siento muy tranquilo. Uno no debe evitar recordar a quien amó en vida para evitar sufrir, si no, todo lo contrario. Al menos a mi me sirve mucho, ver sus fotos, leer sus correos. Me da mucha pena, pero después me reconforta pensar que vivio cada día FELIZ.

Una de sus anédotas: El siempre fui, digamos, en cole, medio taba. Me refiero para matemáticas (y pensar que después se sabia las tarifas, los vuelos y los modelos de cada avión, de cada aerolinea del aeropuerto, como para decir que el cole no sirve para nada, pero al menos nos sirivo para darnos a un amigo como él). Bueno, el hecho es que dice que cada vez que iba a ir su mamá a recoger la libreta, ella les decia "Fórrense ahora, fórrense!" porque si encontraba jalados seguro les caía su golpe y debían forrarse (de hecho alguna vez yo me puse doble pantalón). entonces el le decia timidamente -no desafiante porque él jamás hubiera sido asi con su mamá- "Mamita, con que nos forramos, con VINIFAN!????".

Le jodía terriblemente que le pidan el cigarro que él estaba fumando ( o sea, que le gorreen). pero yo le decia, No jodas pues huaco, no quiero uno entero. Pasabamos horas conversando en mi jato, muchas veces con Kike y Micky. el con su café. Que buena era su imitación del baile del Micky o de una chica pituca.

Normalmente edito estos blogs que escribo, pero ahora no tengo ni la más mínima intención de revisar ortografía, semantica, o lo que sea.

Mi querido Huaco, siempre vas a ser uno de mis amigos más amados. Estoy seguro que estas con Dios a quien tanto tú has tenido siempre presente y tiene ahora ÉL, el privilegio de tenerte a su lado.

Manitas.

viernes, 15 de octubre de 2010

jueves, 7 de octubre de 2010

Premio Nobel MVLL

Escuché en la radio al venir a mi trabajo que Mario Vargas Llosa ha ganado -por fín- el premio Nobel. Llegando al trabajo, estaba escrito en la pizarra de la sala de profesores. Caras alegres, orgullosas de que un peruano por fin ha sido premiado como se lo merece. Y eso es innegable.

Recuerdan el partido Peru - Paraguay del año 2000. Gol de Sonalo de penal. Corre, se levanta la camiseta y se lee Gillete. Tiro libre, pase al Chorri, cinturaza! y pum, Golazo Carajo!. Corre, se levanta la camiseta y se lee "TE AMO PERÚ".

MVLL quién sería. Solano o Palacios. Es mi opinión personal que la emoción nuestra (no mía, debo reconocer) como peruanos es la de Palacios, y la de él, como peruano (no como escritor que debe ser igual de emocionante que ver nacer un hijo) la de Solano.

No se si me explico bien, pero no veo en MVLL un Chorri o un Gastón. No me identifico con él. Será porque sólo he leído una de sus obras. Un amigo, muy amigo en realidad me dice: "si lo leyeras entenderías lo magistral de su obra". estoy al 1000% de acuerdo, pero NO lo siento como una Sofia Mulanovich, o una Kina.

Les dejo el link de los goles del partido: http://elcomercio.pe/noticia/615082/hay-algo-mas-patriotero-que-polo-te-amo-peru-chorri

miércoles, 6 de octubre de 2010

El Exito

Acabo de ver una buena pelicula: Pirates of Silicon Valley y es la historia de Bill Gates de Microsoft y Steve Jobs de Apple, entre otros personajes pioneros de la revolución de las copmputadoras.
Increible ver como con menos de 30 años ya tenían tremendas empresas y por lo tanto, fortunas. Lo que me llevó a pensar: ¿Qué tuvieron estas personas de especial para lograrlo?.

¿El exito en ellos es el haber cambiado el mundo o tener grandes fortunas?. El verdadero pionero de todo esto dejo todo, y volvio a ejercer como doctor. Nadie se acuerda de su legado. Tanto Jobs como Bill Gates copiaron ideas de Xerox por que los ejecutivos de dicha empresa pensaron: Qué cuernos hago con un aparato que se llama "ratón". Nadie le da importancia a esto sino al hecho de que son millonarios.

¿El exito es amasar grandes fortunas de dinero?. Alguien me dijo "el dinero no te da la felicidad pero si una sensación bastante parecida". Yo creo que si eres feliz, tienes cuando menos un perro que te ladre, entonces el dinero te puede dar comodidades para hacerte sentir más feliz. Asumiendo claro que se goza de buena salud, que es a la larga la más preciada de las riquezas. Sin embargo, si no tiene nada ni nadie, de nada te sirven los millones de millones que puedas tenir.

Asumiendo que sí, que el exito es el dinero. Entonces, ¿Dónde esta el billete?. Creo que la clave es sí, algo de suerte, estar en el momento indicado en el lugar indicado. Pero no basta con eso, hay que trabajar duro, y ser un visionario como lo fue, y es, Steve Jobs, y ser un marketero como lo es Bill Gates.

Conozco una pareja ya de edad pero aún muy fuertes. Se dedicán a labores domésticas. Ella cocina, él lava. Ella plancha, él limpia. Se adoran. Conversan mientras hacen sus labores. Conversan mientras almuerzan, mientras cenan, mientras toman su combi y mientras caminan por el arenal que les lleva a su casa muy tarde, en la noche. No tiene fortuna, pero... ¿Serán exitosos?. ¿Tú eres exitoso?.

Nos vemos.