martes, 8 de diciembre de 2009

El Tono Chains

Viendo con muchísima nostalgía tantas fotos del cole en el facebook, no puedo dejar de recordar el famoso Tono Chains. Y es que si algo célebre ocurrió en nuestra época escolar, es ese tonazo. Asi que, a mis compañeros del Maryknoll, hombres y mujeres del Perú, les pido que contribuyan con este post.

El lugar: la casa de MT. en la Avenida Canadá. Una casa grande, con un jardín exterior e interior, una sala grande y una cocina amplia (entraré en detalle a esta parte de la casa más adelante).
El día: fines de Diciembre del 90, después de la Graduación, a la cual no fui porque estaba castigado. Un par de semanas antes me habían "retirado" del colegio por un incidente menor. Además sería un espectador más, como lo fueron mis compañeros que también fueron "invitados" al retiro. Fe de ello, son las fotos que estan circulando por el facebook.

Bueno pues. Yo me moría por ir a ese tono, y es que ya desde tercero, siempre teníamos o reuniones o tonos de la promo. Gracias a los retiros de 3ro y 4to de media como que hubo más unión ("¿Qué pasa con mi promo?" -Braulito al ver que la gente no se abría en la primera noche del retiro. "Faaannnny te quieeeeero". "Yoooo tammmmbién Ceciiiiiiilia" - desgarrador diálogo entre dos amigas en uno de los momentos cumbres del mismo retiro).

El asunto es que estaba castigado. Y fue el peor castigo que mi papá me pudo dar: quitarme la palabra. Entonces todo el día estuve ayudándole a construir un cuarto en la azotea donde mi hermano y yo dormiríamos. A eso de las cinco de la tarde le pregunté si podía ir a una fiesta. Le juré que regresaría a las 12am. Y mi papá, lo máximo, aceptó.

Para esto ya había lavado el día anterior mi jean. Con la tabla esa que se ponía debajo de las piernas, y dándole con la escobilla con fuerza por encima de la rodilla de tal manera que esa zona quedaba blancota!!!. Hasta ahora, el olor a detergente trae muchísimos recuerdos de los previos a un tono o una reunión. Es más, tengo a mi lado una taza repleta de Ace Bebé.

A eso de las... no me acuerdo bien realmente, pero llegó el Chino Tsui. Me freí un huevito y lo comí con arroz. Creo que el chino no quiso. Y partimos hacia la casa de Martín. Ni bien llegué, el flaco Heraldo, me dio de beber de una botella parecida a la de Mi Bella Genio, solo que en su interior había un trago recontra fuertazo. De ahi, con Marcel Navarro, Marquito Velezmoro y me imagino que mi compadre y Micky, fuimos a la vuelta de la casa a tomar una chata de ron (fina cortesía de Marcial).

De ahi, siguieron cantidades y cantidades y cantidades de cerveza. Llegó un momento en que ya. Borré cassette. No me acuerdo más que flashes. Caras que se acercaban a la mía y me preguntaban cómo estaba, o me decián como estaba (osea, disculpen, hasta la huevas!!). En esos flashes recuerdo haber ido a la cocina.
Ahi, estaba la mamá de Martín y amigos y amigas de la promo (si alguien lee esto y estaba en la cocina, porfavor, MENSAJE PRIVADO, privado eh! para contarme más detalles) al rededor de la mesa conversando. La señora estaba licuando la salsa huancaína (queso, galleta, aceite, que más???) y las papas ya estaban servidas.

AVISO IMPORTANTÍSIMO: SI ERES TAN SOLO UN POQUITO ASQUIENTO O ASQUIENTA NO SEGUIR LEYENDO. ESTAS ADVERTIDO (A).

Continuará....

Tono Chains, parte II

Me llevaron entonces a la cocina me imagino que para tomar un cafe o quizás para comer, lo cual obviamente fue una pésima decisión. Creo que comí un par de las papas que se encontraban en fuentes, listas para ser bañadas por la cremosa salsa a la huancaína, cuando en eso otra crema hizo su aparación...

Mi estómago no aguantó más, y no era para menos: un arrocito con huevo, ese licor de la botella de mi Bella Genio, el Ron de Marcel, las cantidades y cantidades de cerveza. Ya se imaginan qué fue lo que pasó. Me despaché con todo encima de las papas, finamente cortadas. Me levantaron en peso (creo que uno de ellos fue Ivan) y me tiraron de cabeza al water del baño. Ahi me enrosqué en un abrazo sincero, de patas, de amigos íntimos que nos volveriamos los años siguientes, con el sanitario. No recuerdo cuánto tiempo, pero estuve buen rato ahí, arrodillado, sacando lo mejor -y lo peor- desde lo más profundo de mis entrañas. ¡Mierda!, que tal bomba. La única vez que he borrado cassette en mi vida. He tenido buenas bombas después, pero ninguna como esa.

Después me tiré en un mueble mientras el tono se volvía cada vez más... intenso y cariñoso podríamos decir. Me cuentan de un club de cheleros y cheleras, cuya membresia consistía en un buen chape con alguien. Me cuentan que bailaba de un lado a otro hablando cojudeces. Me cuentan que un amigo paleteó (agarró el trasero mejor dicho) a otro en su afán por extender sus caricias hacia esa parte del cuerpo de su pareja. "¡Suave huevón! " le advirtió.

Me levanté a las 4 a.m. Se me fue todita la borrachera cuando vi la hora. Tomé un taxi y me fui volando a mi jato. Al día siguiente mi viejo me preguntó a qué hora había llegado. "Me pasé un poquito" le dije.

¡Que buen tono!, pero como les comento, hay muchas partes del mismo que no recuerdo, o no recuerdo bien. Estaría muy agradecido si pueden ayudarme a refrescar la memoria via comentarios o via email personal. Gracias!

Su primer tono

Hoy llevé y recogí a mi hijo de su primer tono. Como soy también su profesor, estuve al tanto de esta fiesta hace una par de semanas. En realidad, no es el primer tono, sino el segundo. Al primero, mi Germancho decidió no ir.

Para éste, ya desde ayer había escogido su ropa, y decidió pedirme alguna lección rápida de baile. JAJAJA, !A qué palo te arrimas! le dije, pero le comenté aquello que me dijeron hace muchísimos años, no sé quién, talvez mi amigo Huaco Gordo (que tal cabezota y carota la del amigo este): Rock: te mueves como quieres, no hay pasos. Merengue: adelante tres pasitos, atrás otros tres.

El tono era de seis a diez de la noche. Desde que regresamos del cole hoy (donde el es alumno y yo profesor) ya estaba medio nervioso. Quedó con dos amigos en que después de recogerles se quedarían en la casa de uno ellos. Uno lo de tres es mi sobrino, tonerito dicho sea de paso. Un duchazo (él, no yo) y ya estaba listo para irlo a dejar.

A las 9:50 pm. llegué a recogerlos. La casa increíble, un toldo negro al costado de la piscina, sanguchitos por todo lado, bebidas y todos mis alumnos de 5to grado de primaria toneando, saltando sin parar. ¡Que nostalgia la que sentí!, recorde los tonos míos (por eso he comenzado a postear el más célebre de todos: el tono Chains) y los preparativos y el rochesazo para sacar a bailar a una chica, lo cual me lleva a la pregunta de rigor que hice primero a uno de los amigos de mi hijo:

¿Y Gabo, qué tal, has bailado? le pregunté. ¡Uff tío, saqué a .... ! (no pongo el nombre de la fémina por obvias razones). ¡Excelente! le dije. "Después he bailado 6 veces más" concluyó. ¿Y tu sobrino? le pregunté a mi sobrinito. !Pucha tío, yo he bailado 23 veces! me contestó. Tonero. Definitivamente tonero, pero parece que no muy entonado al cantar, porque una de sus amiguitas le dijo "¡entonas horrible, pero bailas bien!". Jajaja, que buena!.

Sale mi Germancho, todo grandote (casi de mi tamaño a sus 12 años) y de arranque me dice "Ya sé. Con quiénes he bailado.". Me moría por saber eso, pero me hice el desinteresado: "Nada que ver, si la has pasado mostro eso no interesa". Y continué: "¿Pero has bailado, no?". "Sí, unas 7 veces" me contestó y luego subimos al carro.

Les puse Sorry de Madonna y les pregunté si habían toneado esa canción. Me dijeron que no y que habían puesto merengue. "Nuestra meta es sacar diez chicas en el siguiente tono" dijeron. Obviamente no el noterazo de mi sobrino. El se ha trazado la valla un poco más alta: TODAS.

Germancho ha ofrecido darme más detalles hoy, cuando regrese de la casa de Gabo. Hasta Entonces.

Una Flor

Un tipo muy adinerado se había enamorado perdídamente de la joven que trabajaba en su casa. Ella no le hacia caso, y él ya no sabía qué hacer. Hasta que un día, después de tanto decirle "Pídeme lo que quieras, lo que sea, te lo daré". Ella le dice "Ya pues joven, quiero una Flor".
El quedó maravillado y aún más enamorado. Esa jovencita podía haberle pedido cualquier cosa, y él, lo hubiera conseguido, pero "Que increíble!"dijo. "Puedes pedirme lo que quieras, y sin embargo, eres sencilla y grande a la vez y me pides solo una Flor".
"Sí joven." dijo ella, y continuó "Una Flord Explorer nuevita, nuevita".

Ta bueno, ¿O no?.

Fina cortesia de Charito Chipoco...De lo bueno, poco (Pero a cada rato).