jueves, 27 de agosto de 2009

Mi primer año como profesor de primaria.

Cuando nació Luciana, el año 2007, yo decidí que de alguna manera tenía que obtener más ingresos económicos para todo lo que se venía. Analicé mi situación y vi que en el área de sistemas del colegio donde trabajo ya había llegado a cierto tope, y que la mejor manera de escalar posiciones en un colegio es de profesor.

Como ya tenía experiencia dictando, entonces dije porque no reorientar mi carrera a Educación. Y asi lo hice. Postulé a la Cayetano y logré entrar. Esto fue en Abril de 2007, y calculaba que para el 2010, ya con el título en la mano, pediría mi cambio en el mismo colegio donde trabajo además de buscar enseñar en alguna institución superior en las tardes o noches.

Pero, y siendo yo un creyente en el destino, fue en Julio de 2008 que mi querida amiga y jefa me dice, con ese tonito que siempre ella pone cuando te va a decir algo importante (lo malo es que el tonito solo te indica la importancia del tema, más no si es a favor o en contra), "Germán, ven un ratito afuera, quiero hablar contigo".

Fuimos entonces a las afueras del CSF, que es el área de sistemas donde trabajaba como analista-programador. Es un pasadizo de unos 30 metros, que conecta las oficinas administrativas con el CSF. Le pusimos: "El Hall de los pedos perdidos" porque en más de una ocasión vimos a personas (entre profesores y personal administrativo) mirar a ambos lados, sigilosamente, levantar levemente la cadera, y segundos después seguir su paso, no sin dibujárseles una sonrisita, comprometedora y relajante a la vez, en la cara.

Ella ya sabía la dirección que había decidido tomar en mi carrera, entonces me preguntó: "¿Cómo te sentirías enseñando a niños en primaria? ¿Aceptarías ir para allá?". Yo le contesté con total seguridad que sí, que yo esperaba secundaria (ya me habían dado tres horas con tercero de secundaria) pero que bacán, que sería toda una experiencia y un reto. "Además" -me dijo- "quedá también disponible el mismo puesto acá en Secundaria". "Pero ese es mio" me dijo tajantemente y riendo.

Las cosas se dieron como caídas del cielo. Nadie sacó a nadie. Ni en primaria ni en secundaria; y en ambos casos los profesores fueron a oportunidades laborales o académicas que habían esperado y buscado.

Tengo ya un año enseñando a toda la primaria (acá, primaria es de segundo a quinto grado). Son 24 aulas de 26 alumnos cada una. Enseño un periodo por semana. Mientras escribo esto, recuerdo lo que le dije a Mariela (mi querida y admirada jefa y amiga) sobre aquello de que hubiera esperado enseñar en secundaria. No puedo estar más contento acá en primaria.

Como profesor tengo a Danny, una excelente persona y una tremenda ayuda con las clases y los chicos (sobretodo mi primera temporada Julio-Diciembre 2008). Es queridísimo por alumnitos y tiene siempre su club de fans que lo visita en los recreos.

Como analista-programador (y es que fue una de las condiciones de mi directora: "eso sí Germán, no nos mandes a nadie para sistemas. Tú tienes que seguir apoyándonos". Sobretodo en el tema de notas ya que en el resto de temas de sistemas mi pata Copito esta trabajando muy bien), tengo a Mr. Pinto. Mi primer amigo en el cole quien ya había sido enviado para el local de primaria en el 2002 o por ahí. Nunca perdimos contacto asi que fue como un reencuentro. También él tiene un nutrido club de fans.

No puedo terminar sin mencionar a mis alumnitos. Cada año tiene su encanto (y también su reto ya que no todo es color de rosa porseaca). Segundo grado aprende más despacito, entonces hay que limitar lo que se enseña. Mejor enseño poco y aprenden todo, que enseñar mucho y no aprenden nada. En tercer grado ya están más grandecitos, pero aún tienen el encanto de ser niños pequeños. En cuarto grado cambia la cosa, están más inquietos y hay que ser un poco estrictos. Quinto es lo máximo (¿será por que es la promoción de mi hijo?). Estan a muy poco de la adolescencia y ya se puede compartir un poco más con ellos.

Han llegado computadoras nuevas para nuestro laboratorio, netbooks para los salones, asi como proyectores y smartboards. Entre los tres (Danny, Mr. Pinto y yo) debemos hacer que todos estos recursos tecnológicos sirvan para que los alumnos, nuestros alumnos, aprendan más y mejor, sin descuidar lo que para mí es una regla básica: Un alumno tiene que ser feliz en el colegio. Yo lo fui, y ahora como profesor, también lo soy.

sábado, 22 de agosto de 2009

Que mierda que puede ser la gente !

Esto me llega de mi amiga Cami, si pueden, envíenlo a sus amistades.

Hoy sucedió algo, en medio de la pista de la Av. Belén, a una señora se le malogró el auto. Se bajó y trató de empujar (sin éxito) el carro hacia la vereda. Yo, detrás de ella, veía su impotencia, sobre todo cuando los claxons de la gente de atrás empezaron a sonar. Puse mis flashes de emergencia, apagué el motor, saqué la llave, dejé a mi hija en el carro (ahora que lo pienso, un gran error), y me bajé para ayudarla.

Le pedí que tomara el timón, y yo empujaría el auto desde atrás. Qué sucedió? mientras las dos llevábamos el auto a la derecha, los "caballeros" (caballos mas bien) desesperados, tocaban más las bocinas, e insultaban para que movieramos los autos rápidamente. No hubo nadie que siquiera hiciera el intento de bajar del suyo para ayudarnos.

Por supuesto, cuando el auto de la señora llegó a la vereda, el mío se convirtió en la víctima de los bocinazos, pues estaba parado aún, a la izquierda, lugar en donde la señora me bloqueó con el suyo.

Mi pregunta es, pensarán esos choferes, que la señora malogró su auto, con el firme propósito de bloquearlos y fastidiarles el día? Se habrán cansado de insultarme por bloquearlos yo luego, cuando dejé el mío estacionado a la izquierda para ayudarla?Qué pasa con nuestra gente? qué pasa con la capacidad de dar una mano, aunque no la soliciten? qué pasa con la compasión? qué pasa con la cultura?

Por Dios! Eduquemos a nuestros hijos para que no sean unos salvajes. Hagamos que ellos hagan este mundo diferente. Hagámosles entender el valor de la sonrisa, el valor del por favor y del gracias. Que sepan que es importante ser parte de la sociedad y no una carga para ella. Se preguntarán porqué comparto esto con ustedes? porque sé que me ayudarán a difundir el mensaje.

No pretendo quedar como samaritana. Pretendo que cada uno de nosotros se comprometa a cambiar un poco el mundo. Pretendo que inculquemos valores a nuestros hijos, sobrinos, primos, esa gente pequeña, como mi Lu, quien se quedó en el auto y me preguntó al regresar: "mamita, porqué te gritaban?", que esos pequeños sepan que no todo es malo, que hay aún cosas buenas por aprender.

Difundan el mensaje mis queridos amigos. Nuestros hijos lo agradecerán. Con Cariño,Cami

miércoles, 5 de agosto de 2009

El Bambino NO VAYAN

Para todos lo que alguna fueron al Bambinos: Recuerdo que comenzó en una salita recontra chiquita en Joquín Bernal. El que atendía era el dueño y también mozo. Era buenazo y habían muchos menúes para escoger. El mio: Panzotti en salsa blanca. Venía con pan al ajo y gaseosa.
Luego se mudaron unas cuadras más arriba, donde hasta ahora se encuentran. Aún quedaban los menúes y riquísimo como siempre.

Ayer me escapé con mi china para allá dejando a los niños en casa. Es que ya sale caro ir a cualquier lugar con dos bocas más. Nos sentamos, y nos dice el mozo que los menúes son ahora hasta las 5pm.

Pregunté por el dueño, Gustavo, pero no estaba. Le comenté que era pésimo que se hayan pituqueado tanto y que dejen de ofrecer menúes. Además los precios a la carta están carísimos.
Que pena realmente, porque algo que comenzó tan chiquito y de quien fui su primer y fiel cliente, ahora haya decidido que los menúes, de acceso para los pobres como yo, se sirvan hasta las 5pm.

Al menos tienen ya un cliente menos. A no ser que alguno de ustedes me invite.

martes, 4 de agosto de 2009

¿Quién si no tu mismo para quererte? Anímate Chino!

Luego de pasar toda una aventura para sacar la visa el 2003, estaba listo ya para viajar el 2005 a lo que sería mi primer y único concierto de Depeche Mode en EEUU. Después de casi veinte años de ser un fanático de ese grupo, por fin haría realidad uno de mis sueños más anhelados.

Con absoluta emoción seguía día a día las conferencias de prensa del grupo, chateaba con otros fanáticos del mundo y buscaba información acerca de la gira que estaba por llegar a EEUU y que estaba ya dándose en Europa (en lo que quedaba de tiempo, chambeaba). Anunciaron que a aquellos que compraran el disco en su formato digital en iTunes (la tienda de Apple) días antes de su venta oficial, les enviarían a su correo electrónico una clave para tener acceso a la pre-venta de entradas para ciertas ciudades. Las dos de la Florida (Tampa y Ft Lauderdale) estabán dentro de ese grupo.

Asi que ni corto ni perezoso le pedi a Giossy el número de su tarjeta (creo que me dio la de Patrick, su esposo) y compré el album. Con el código ya en mi correo, comenzó la cuenta regresiva para las 11:00 am, hora en la que Teleticket o algo asi, comenzaría a realizar la pre-venta. Todo esto por internet.

Obtuve unos asientos excelentes e imprimí mis tickets. Llegué a casa recontra feliz, y le mostré los tickets. Los miró y sonrió levemente. Era obvio que no le causaba ni una fracción de la alegría que a mí me daba. No quiero pensar tampoco que le disgustaba el hecho de que por fin iría al concierto. Talvez pensaba que cómo era posible que hiciera semejante excursión sólo por un grupo.

Yo sabía que era mi sueño. Que me lo había ganado. No iba a dejar a nadie sin comer, sin estudiar, sin agua o sin luz. Y eso le dije. Como siempre, me entendió y estoy seguro que se alegró por mí. Y aunque no lo hubiera hecho, YO era feliz conmigo mismo y nadie me iba a quitar mi bien ganada felicidad. Me sentía orgulloso y sentía admiración por mí. Por hacer realidad un sueño sin hacerlo a costa del sufrimiento de otros.

Y es que a la hora de la hora, la persona más indicada para quererte, para engreirte, para hacerte sentir bien, es UNO MISMO. Claro que me daba pena dejar por una semana a mi china, a mi Germancito, a mi chifita, pero debía hacerlo. Por que lo merecía. Y gracias a Dios ella comprendió y fue feliz por mí, lo que me hizo aún más feliz.

Este fin de semana es el reencuentro del colegio y sé de algunos amigos y amigas que no irán por quedarse en casa con la familia, con la pareja, con los hijos, muchos de estos bebitos de meses aún. Pero yo les sugeriría que se animen, que se den un tiempito y vayan. Si pueden dejar al bebe con alguien de confianza, excelente. ¿No harían ustedes eso por sus bebes? No les dirían "Anda hijto a tu reencuentro de bebés, diviértete. Te lo mereces por ser tan bueno conmigo, además vas a regresar aún más feliz, a darme más felicidad".

En el caso de las parejas, yo digo esto: Un refrán dice "No hagas a otros lo que no quieres que te hagan". Bueno, yo lo aplico al contrario: "Has a otros lo que quisieras que hagan contigo". Como le dije a ella con referencia a mi viaje al concierto: "¿Tú crees que si estuvieras a punto de realizar un sueño, yo te pondría cara indiferente, o no te apoyaría?". Si uno pondría mala cara a la pareja por ir a un reencuentro, entonces bien merecido tendrán la mala cara el sábado si se animan a ir.

Ojo que no he dado ningún nombre, pero uno de ellos comienza con A y termina con O. Ahora, si no tienes las 75 lucas para la entrada esa es otra cosa. Caballero nomás, a ver Risas en América.

El Amor y La Costumbre, mi definición o defunción

Cuando uno esta subido de peso nos recomiendan hacer ejercicio. Salir a caminar por ejemplo. La idea es hacerse de la costumbre de todas las noches dar un par de vueltas a la manzana. Si un alumno no es muy bueno en algún curso por ejemplo, le decimos que se acostumbre a practicar un poco más cada día.

Por otro lado, si por ejemplo vemos a un amigo escarbarse los dientes con esos palitos que ponen en algunos restaurantes al terminar de comer, pensamos -o decimos- "que mala costumbre. es un puerco". Nuestros padres nos decían -o dicen- "que mala costumbre has agarrado de hacer esto o lo otro".

Siempre escuchamos "acostúmbrate a tal cosa" para mejorar en cualquier aspecto, o "que fea costumbre has agarrado..." para denotar un mal hábito. Entonces para bien o para mal, una costumbre afianza una postura, una condición, un hecho.

Entonces, ¿Por qué se escucha eso de que "el amor se acaba cuando se hace costumbre"?. Yo no estoy del todo de acuerdo con esa afirmación. Yo creo que en muchos casos -no en todos porque toda regla tiene su excepción- el amor aparece cuando se han dado ya ciertas buenas costumbres dentro de la relación. Por ahi ver siempre la noticias juntos, dar una vuelta después de la cena, ver una pela el fin de semana con su pizzita o Kentucky.

Es más, al inicio todo es perfecto, todo es ilusión: "Pepito, mi amor", "Hola Juanita, mi corazón ". Veo parejas en esa etapa y qué bacán de verdad, pero espero verlas en un par de añitos de todas maneras. Muchas personas que afirman que el amor se acaba cuando se hace costumbre, es porque ya no están en la etapa melosa, la de perfección, la de ilusión y creen que como ya se "acostumbraron" a ciertas posturas o hechos, entonces ya no se aman como al inicio.

Como me comentó una amiga, este tema del amor muchas veces es como jugar a la ruleta. Nadie sabe lo que va a pasar. Puedes comenzar una relación muy enamorado, muy ilusionado y fracasar; puedes comenzarla simplemente sintiendo cariño y respeto por tu pareja y al final no poder estar ni un solo día sin saber de él o ella. Quizas en este segundo caso, lo que llevó al verdadero amor fueron esas "buenas costumbres", tan simples, tan cotidianas y tan alejadas de la perfección y la ilusión.

Próximo post : XXX. ;-)

P.D: Tito "Chino Toku" Tokumura no quiere ir al reencuentro. Y eso que Osquitar Garcia, su pata, esta por acá con su linda esposa. A ver si lo convecemos pues.

sábado, 1 de agosto de 2009

El Amor, mi definición...o defunción

Por qué muchas veces en nombre del amor se mantienen relaciones que no tiene ya ninguna razón de ser. Yo pienso que todo relación debe basarse no sólo en el respeto sino también en la admiración. No en la adulación ni en la sumisión. Y habló de todo tipo de relación: en el trabajo, con los amigos, con nuestros padres, hermanos e hijos.

Cuando uno respeta a una persona entonces puede darse una relación. Cuando hay admiración, esa relación es más sólida y duradera. Si dices amar a tu pareja por ejemplo, entonces eso significa que la respetas por el simple hecho de ser un ser humano como tú. Además es -de ser el caso- el padre o la madre de tus hijos. Adicionalmente, significa también que de una u otra forma la admiras.

Y esa admiración puede ser el simple hecho de reconocer que se desenvuelve bien en su trabajo, que sus amigos lo estiman y quieren mucho. Puede ser el hecho de verle siempre atento con las personas en la calle, cariñoso con su familia, dedicado en casa.

Desde el momento en que se pierde la admiración entonces esa relación va a ir decayendo. Si ya no ves en tu pareja a la misma persona por la cual sentías orgullo y admiración, aúnque se mantenga el respeto y no haya ninguna señal evidente de maltrato físico o emocional, entonces las cosas no serán las mismas.

Sin embargo, siempre estamos rodeados de casos en donde ya se perdió la admiración y se trata de mantener la relación. Probablemente por los hijos o -en el peor de los casos- por el qué dirán. Espero no tener nunca que estar en el primer caso; pero pienso que los hijos pueden crecer de manera más saludable con dos padres separados que se respetan (y por que no, que hasta han vuelto a admirarse esta vez en otro tipo de relación: el ser ambos padres de un hijo) a ver día a día falta de admiración y orgullo mutuo.
El segundo caso me importa un pepino. El qué dirán. Que miércoles importa el qué dirán. Ante una relación que no da más, los únicos que deben decidir el rumbo que se va a tomar son las dos personas involucradas, es decir la pareja (teniendo en cuenta a los hijos si hubieran, pero teniendo en cuenta lo que mencioné antes).

Cuando una relación carece ya de admiración es muy probable que se vaya debilitando día a día. Si ya no hay respeto, entonces simplemente NO DEBERIA seguir adelante. Ni siquiera habiendo hijos involucrados. Nada, absolutamente nada justifica que una mujer o un hombre tengan que aguantar ser maltratados. El problema es que este maltrato llega a interiorizarse ya como parte de la relación, y en la gran mayoría de casos el o la maltratada están convecidos de tener gran parte de culpa.

La tranquilidad es una forma de felicidad. Vivir tranquilo, en paz, -y sin pareja- es mucho mejor que vivir acompañado pero atormentando en una relación dañina con solo momento fugaces de lo que se cree que es amor.

Obviamente, esta es mi opinión muy personal al respecto. Obvio que muchos no estarán de acuerdo o no entendarán un comino lo que digo, pero algo tenía que escribir. Yo me debo a mi público, a mi gran amiga y dentista Cami, a Claudita M. que siempre me vacila, pero que esta pendiente de este tu blog amigo.

No olviden hacer click en el aviso del carrito que estoy vendiendo. Pasen la voz.