jueves, 31 de mayo de 2012

La Musica y los cassettes

Siempre me ha gustado la música y es algo que he compartido con muchos amigos del cole y del barrio. Y es que el cole quedaba en el barrio. No como ahora, que se tienen generalmente que ir en movilidad al colegio. Pero bueno, eso es tema para un post más largo.

Recuerdo que mi pata Ricardo se compró -allá por el año 1986- un equipo Sony Dynapower (creo que asi se escribía) y dos cosas nos llamaban la atención de ese equipo: la forma cuadrada de los parlantes, y un botón que se encontraba junto a TUNER, AUX y TAPE, y decia CD. En esos tiempos no había Internet (o sí había, pero en universidades gringas) como para GOOGLEAR una palabra y saber al instante todo sobre ella. Asi que no sabíamos de qué se trataba ese botón.

Lo que sí teníamos a la mano eran los Cassettes de audio y los de formato BETAMAX. Tenemos una anécdota muy simpática de una vez que vimos Porkis en BETA en la casa de mi compadre Kike y nos tiraron dedo en el cole diciendo que estabamos viendo películas pornográficas jajaja, pero ahora mejor seguimos con lo de los cassettes.

El hecho es que creo que a partir de segundo de media comenzamos a grabar la música que nos gustaba en cassettes. Íbamos a unas galerías que se llamaban Los Pinos, creo. Al inicio de la Av. Benavides. Teníamos que juntar los cinco soles que nos costaba la grabación entre cuatro amigos, y menos mal que mis gustos fueron casi siempre los mismos que los de mi pata Micky. Asi que éramos Micky y yo, mi pata Lion (un poco marsiano para sus gustos) y mi compadre Kike. Él, bueno, él... tiene su estilo y él sabe que lo quiero mucho. Cada uno tenía derecho a cierto numero de canciones, y generalmente quien ponía un poquito más de dinero, se quedaba con la cinta original. (Bueno, copia de varios CDs originales)

No he mencionado hasta ahora cuál era nuestro tipo de música: wave, new wave, techno, lo que sonaba en Radio Miraflores y Doble 9. Lo que ponían en Nirvana (que me chotearon una vez féamente con el Chato Edgard y Lion creo). Música proveniente de Inglaterra.

Ahi nos atendía un pata flaco, ojerezo, de un hablar muy pausado y casi que no se le escuchaba. Lenti creo que era su apellido, y vaya que le hacía juego con su estilo de ser y de vida. Pero nosotros lo llamabas "El Mira", por que cada vez que íbamos, en la fecha que nos había dicho, a recoger nuestra cinta, nos decía "Miiira, la cinta no esta lista, porque no ha habido luz...". Y no dejaba de ser verdad porque estabamos en PLENA época de los apagones y terrorismo, fina cortesía de  alan garcia. Pero con esa mecida nos tenía semanas, Qué semanas! meses!.  Otra característica de la tienda de Mira es que al llegar parecía que no había nadie, pero en eso, del piso, se levantaba Mira y dejaba a su enamorada ahi, probablmente fumando un cigarrito o lo que fuere. Un personaje definitivamente.

Después de ponernos de acuerdo en la lista de canciones que contendría nuestro cassette, lo mandabamos grabar con Mira. Escribiamos en un papelito cuadriculado y al recoger la cinta (meses después) veíamos si había podido grabar todos los temas pedidos (con las marcianadas que podrían haber incluído Lion y mi compadre). Ahora la segunda etapa: copiar ese cassette a los otros tres.

El asunto para la copia era conseguir alguien que nos pueda prestar su "doble cassetera". yo me mudé a Monterrico durante el verano de 1990 cuando estaba en quinto de media. Grande fue mi sorpresa una vez cuando al recoger la pelota con la que jugaba con mis primos, me encontre con Nair. Mi gran amiga de cole, era ahora también mi vecina. Y más me alegré cuando supe que tenía una "doble cassetera". 
Asi que su casa sería el lugar para hacer las copías de la cinta que Mira nos había grabado. Mientras uno estaba grabando (nunca a alta-velocidad porque se perdía calidad!!!!) el otro preparaba la cinta del siguiente.

¿Quién no ha re-bobinado un cassette sin hacer uso de un lapiz mongol amarillo o un lapicero de color verdecido que comienza en puntita y se hace mas gordito??? Bueno, había que hacerlo así. Recuerdo rebobinadores de cintas de VHS, pero no de cassettes de audio. No sé quién tenía una precisión maldita para justo detener la "rebobinada" en el momento preciso en que una canción comenzaba o terminaba.

El hecho es que estábamos HORAS, tardes enteras en la casa de Naysha (mi amiga Nair canta bonito, y esta Naysha era una cantante de esas épocas). Ella siempre fue muy atenta con nosotros y nunca nos puso mala cara por invadir su casa los cuatro. (O los cinco, porque mi pata Ruben a veces también iba ahi a grabar). Una razón más querida Nair para quererte.

Es increíble ahora el poder de Internet para conseguir la canción que quieras, de la época que sea, en instantes. Qué hubiera sido de nosotros cuatro con Internet por aquellas épocas. Quizas, mi pata Lion y unos cuantos más no hubieran IDOLATRADO a un patita que en Lince, tenía cientos de CDs porque el hermano creo que era DJ de la radio Doble9.