viernes, 16 de abril de 2010

Always On My Mind

Hace una semana fui a Polvos Azules a ver si había algo nuevo en Bluray y de pasada -como siempre- si había llegado algo de música en DVD, sobretodo algunos de los conciertos a los que fui en los últimos dos años. Nada de Duran Duran, ni REM, ni Travis, ni Oasis, ni tampoco Depeche Mode (algunos rumores dicen que para setiembre sale el DVD del último concierto).

Justo antes de regresar, fui a un patín que esta en el zótano y que tiene mucha música alternativa. Le pregunté por el último concierto de Pet Shop Boys, y me dijo que sí lo tenía. "Pero no sólo 9 canciones grabadas de MTV" le dije yo dándomelas de bueno, "Por que en versión completa aún sale el próximo mes". "Ya tengo la versión europea" me dijo. Me cagó. Pero fui felizmente cagado.

Ese concierto para mí tiene un significado muy especial, por varios motivos. Primero: PSB es un grupo que siempre me ha gustado, de mis favoritos, ahora tanto como Depeche Mode para que -quienes me conocen de más o menos a bien- se den cuenta de que tan importante es para mí este grupo. Verlos una semana después de haber visto a Depeche Mode era un sueño.

Segundo: estaba en la tercera fila con mi esposa y mi hijo mayor Germán. No había estado junto a ellos con Depeche Mode porque no había sillas en la parte más cercana y estoy seguro que mi Germancho se hubiera aburrido (estuve siete horas parado, ¿cómo michi aguante?).
A mi esposa siempre le ha gustado mi música, en gran parte por sus primos (Carlos, Lalo y Gino) que ya tenían CDs allá por el año 86; y ella estaba a mi lado. Mi hijo desde que estuvo en la barriga de su mamá, ha escuchado estos grupos. Se imaginan la felicidad de tenerlo a mi lado, cantando, saltando (muy discretamente claro, inversamente proporcional a mi baile. ¡Carajo, era PSB, cómo no voy a estar hecho una loca!).

Tercero: tocan una de las canciones mas hermosas que hay: "You are always on mi mind" de Elvis Presley. Cada párrafo de esa canción me recuerda algo y no necesariamente me llena de alegria sino que me hace reflexionar, y mucho.

"If I make you feel second best; girl, I am so sorry I was blind. You are always on mi mind"
"Tell me that your sweet love hasn't die. Give me one more chance to keep you satisfied"

Recién este año me he dado cuenta de que no basta tenerlo en mente y estar seguro de ello, si no demostrarlo y además, darle su verdadero lugar, el lugar que merece y que siempre debió tener. Nunca es tarde para darse cuenta de esto y tener una oportunidad más para cambiar y hacer las cosas mejor.

Cuarto: la música significa mucho para mí. Cuando era chiquillo, compré en el mercado un pianito y lo conectaba a una radiola vieja que creo que había sido de mi papá. Hacía que sonara fuertísimo y ahi saqué las notas de algunas canciones de Depeche Mode. Pensar en tener un teclado CASIO era un sueño para mí, asi que me conformaba con ir a Hiraoka a tocar durante horas los que ahí hasta ahora exhiben (y siempre sigue ahí el mismo tío). Cuando a fines del 87 el doctor dijo que sólo un corsé de Milwaukee (una estructura de fierros de la cintura al cuello) me enderezaría, mis papás me compraron -estoy seguro que con mucho esfuerzo- un tecladito CASIO en Tacna. Muchas veces con mi compadre formamos grupos. No teníamos batería, por ahi una guitarra acústica de mi pata Ricardo (un virtuoso debo mencionar) y mi teclado, la que mi mamá le hizo un maletín debidamente reforzado (parecía un edredón negro! jajaja).

Como olvidar las tardes, que se prologaban hasta la noche, en la casa de Naysha (mi queridísima Nair Trejo) grabando de cassette a cassette. Y es que nadie tenía doble-cassetera, sólo ella. Entonces esto hacíamos: Entonces con Micky y Lion (nunca mi compadre Kike por que tenía gustos recontra raros) grababamos un cassette de audio en Los Pinos (un pasaje en Miraflores) y le sacabamos las respectivas copias. De verdad que éramos recontra misios y a las justas nos daba para un cassette. Gracias Naysha por la paciencia que siempre nos tuviste, porque a veces nos quedabamos hasta 6 horas corridas en tu jato.

¡¡¡ Los tonos !!!! Llevabamos nuestros cassettes para pedir al DJ de turno que de rato en rato nos ponga una de nuestras canciones, aunque en esa época la radio pasaba harta música de mis grupos favoritos. Esos tonos de primavera en el cole. Un recuerdo clarísimo: mi cuñado Felipe Lam y su baile alucinante, sobretodo en Master and Servant.

Van como 4 veces que escucho "Always on mi mind" del DVD en concierto que le compre al patín de Polvos (Azules porseaca, por que con Rosados no pasa nada). Claro, no es el concierto en Lima sino en Londres, pero todo es igual. La puesta en escena, la voz increíble de Tennant (el cantante, que es igualito el cura o pseudo-cura que nos botó del colegio).

Se me paran los pelos (hasta de la cabeza) al escuchar esa canción y recordar a mis patas y nuestros cassettes, mi tecladito CASIO y mi cuerpo (como le decían mis patas al corsete ese que gracias a Dios, al consejo de mis viejos y a mi personalidad usé y me enderezó la columna), los tonos del cole, la grabadera de los cassettes en la casa de Naysha (gracias de nuevo Nairsita, eras y eres un ángel), la montaña de CDs (el cielo para mí) que tenían los primos de mi china.
Pero sobretodo, esta canción, me hace reflexionar que nunca debemos dejar a quienes amamos en segundo plano, aún cuando pensamos que no les afecta. Y también que no es tarde para comenzar de nuevo y tener una oportunidad de mejorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario