sábado, 22 de agosto de 2009

Que mierda que puede ser la gente !

Esto me llega de mi amiga Cami, si pueden, envíenlo a sus amistades.

Hoy sucedió algo, en medio de la pista de la Av. Belén, a una señora se le malogró el auto. Se bajó y trató de empujar (sin éxito) el carro hacia la vereda. Yo, detrás de ella, veía su impotencia, sobre todo cuando los claxons de la gente de atrás empezaron a sonar. Puse mis flashes de emergencia, apagué el motor, saqué la llave, dejé a mi hija en el carro (ahora que lo pienso, un gran error), y me bajé para ayudarla.

Le pedí que tomara el timón, y yo empujaría el auto desde atrás. Qué sucedió? mientras las dos llevábamos el auto a la derecha, los "caballeros" (caballos mas bien) desesperados, tocaban más las bocinas, e insultaban para que movieramos los autos rápidamente. No hubo nadie que siquiera hiciera el intento de bajar del suyo para ayudarnos.

Por supuesto, cuando el auto de la señora llegó a la vereda, el mío se convirtió en la víctima de los bocinazos, pues estaba parado aún, a la izquierda, lugar en donde la señora me bloqueó con el suyo.

Mi pregunta es, pensarán esos choferes, que la señora malogró su auto, con el firme propósito de bloquearlos y fastidiarles el día? Se habrán cansado de insultarme por bloquearlos yo luego, cuando dejé el mío estacionado a la izquierda para ayudarla?Qué pasa con nuestra gente? qué pasa con la capacidad de dar una mano, aunque no la soliciten? qué pasa con la compasión? qué pasa con la cultura?

Por Dios! Eduquemos a nuestros hijos para que no sean unos salvajes. Hagamos que ellos hagan este mundo diferente. Hagámosles entender el valor de la sonrisa, el valor del por favor y del gracias. Que sepan que es importante ser parte de la sociedad y no una carga para ella. Se preguntarán porqué comparto esto con ustedes? porque sé que me ayudarán a difundir el mensaje.

No pretendo quedar como samaritana. Pretendo que cada uno de nosotros se comprometa a cambiar un poco el mundo. Pretendo que inculquemos valores a nuestros hijos, sobrinos, primos, esa gente pequeña, como mi Lu, quien se quedó en el auto y me preguntó al regresar: "mamita, porqué te gritaban?", que esos pequeños sepan que no todo es malo, que hay aún cosas buenas por aprender.

Difundan el mensaje mis queridos amigos. Nuestros hijos lo agradecerán. Con Cariño,Cami

1 comentario:

  1. Sólo puedo decir: Gracias Germancho, pues es un honor para mí estar incluída en tu blog. Gracias también por ayudarme a difundir el mensaje: No hagamos que nuestros hijos se vuelvan unos salvajes. Enseñémosles civismo. Un beso muy grande

    ResponderEliminar