sábado, 2 de mayo de 2009

OASIS en Lima.

El día jueves fui al concierto de Oasis en el Estadio Nacional, el coloso de José Diaz. Lleva ese nombre por la calle en la que esta ubicado, no siendo éste su nombre oficial. Siempre pensé que sería por un deportista famoso, o algún arquitecto o alcalde. Cuando averigue quién fue José Diaz les contaré.

Bueno, el hecho es que al momento de hacer la cola podías ya darte cuenta de la cantidad, mejor dicho inmensidad de gente que estaba por entrar al estadio. Podías ver también el ingenio del peruano para hacerse de algún ingreso: polos (a 10 soles los más baratos, 20 soles unos más bonitos); posters (no pregunté el precio pero la calidad no estaba tan buena); gaseosas y cervezas ("¡Ahi tiene la cerveza, heladita!") cada 2 metros.

Ni que decir de la compra-venta de entradas (con el alto riesgo de comprar una entrada falsa) y la famosísima "venta de cola". Probablemente alguien que lee esta entrada desde afuera (asumiendo que no sólo mis amigos leen mi blog) no entienda esta expresión, pero significa que hay personas que hacen fila desde mucho más temprano que uno y están dispuestas a, por algo de dinero, cedernos su lugar (no pierden nada, ya que no tienen ni la más mínima intención de ver el espectáculo).
No se me ocurrió hacer esto. Primero porque no esta bien, y segundo porque ya me imagino a unos 500 personas detrás mío reclamando -con toda justicia- por el hecho de haberme "zampado". Creo que es más lo segundo que lo primero.

Ya en la fila (era la misma para un montón de zonas) veía como otras personas entraban con mucho más rapidez a sus asientos. Y es que de seguro habían pagado también mucho más. Veía también gente de toda edad: chiquillos (base 2), jovenes adultos (base 3) y tíos (base 4 y posterior); veía -en igual proporción- hombres y mujeres, muchos de ellos obviamente llegaban directamente de sus trabajos. Y es que -como pasó con mi compadre Kike y mi pata Micky- no podían salir más temprano como para ir a casa a cambiarse por dos motivos: día de semana (jueves) y encima, fin de mes.

Ya dentro del estadio, otro tipo de negocio se dio: venta de bebidas (cerveza, agua y gaseosas) y comida (pan con chorizo y bocaditos, mejor dicho "snacks"). Tenía la firme convicción de no comer uno de esos sannguches por riesgo a después estar corriendo al baño, y de no tomar ninguna bebida por riesgo a después estar también corriendo al baño. Lo útimo lo pude complir, pero lo primero NO. Después de dos horas de esperar por el concierto, las tripas me sonaban. Asi que con 5 soles, compré el sanguche MÁS RICO de mi vida. Sería el hambre, no sé, pero me lo devoré.

El concierto comenzó con una puntualidad inglesa, a la cual gracias a mi trabajo estoy ya acostumbrado (aunque no siempre la cumplo al pie de la letra). Si bien no soy fanático de OASIS, y para ser sincero solo me sabía la letra de tres canciones, lo que más me asombró fue la calidad del espectáculo (luces, sonido y los artistas en escena), pero lo que realmente me maravilló fue ver el estadio repleto, completamente lleno. Con personas en las graderias y pasadizos (algo que pudo terminar en una terríble tragedia si por ejemplo, hubiera habido un sismo).

Me sentí orgulloso de ver la respuesta del público peruano. Estoy absolutamente seguro que JAMÁS los OASIS se hubieran imaginado que en esa "tierra en medio de la nada" (como llama en su blog uno de los cantantes a esta parte de su gira) habrían 48 mil jovenes, de ambos sexos y de todos los estratos sociales, coreando (en su medio inglés muchos de ellos, y me incluyo) sus canciones, extasiados por su música.

Lo que me jodió terriblemente la noche es que al salir encontré mi carro (mi adorado CELICA) con las dos llantas del lado izquierdo en el suelo. Las habían pinchado, a pesar de haber pagado diez soles por adelantado por la "seguridad". Al cambiar una de las llantas rompí un perno (ahora tendrán que desarmar el sistema trasera para poner un perno nuevo), y al querer cambiar la otra, perdí el seguro (por lo que ahora tengo que anular los cuatro seguros y reemplazarlos por unos nuevos).

Recomendación: NO LLEVEN CARRO NUNCA AL MALDITO ESTADIO, y creo que en general a ningún concierto.

2 comentarios:

  1. Hola German, tu y yo estuvimos en el mismo concierto, pero con diferentes experiencias, que paso a comentar:
    1. La cola: Llegue como las 5pm, tenia entrada para Supersonic y correspondia la puerta 9, queda para occidente; es mas, vi que llegabas con Alex Horna, cuando yo ya estaba ingresando al estadio. La cola llegaba hasta la via expresa, asi que un zambo nos quiso vender cola a 10 lucas por cabeza (eramos 4), al final le dimos 5 cada uno; obviamente la zarta de chibolos a los cuales habiamos atrazado trajeron un tombo, al cual palabreamos sin mayor dificultad y pudimos entrar al toque.
    2. El baño: Como consecuencia de la ingesta de unos anticuchos (de dudosa procedencia) con cuzqueña el dia anterior, me encontre en ciertos apuros en horas previas al inicio del concierto, por lo que me vi en la necesidad de recurrir a los SSHH debidamente instalados y equipados con todas las comodidades; papel toalla, agua, jabon liquido, solo faltaba "El bocon" y hubiera sido perfecto.
    3. El concierto: Al menos yo lo vivi como lo imaginaba; recontra empilado (por los 4 vasos de chela que me empujé) y en compañia de mis mejores amigos, los cuales comparten conmigo esta afición por la banda. Sin embargo, me sigue pareciendo que el público peruano aun le falta mas cultura de conciertos, cosa que espero que se vaya superando.
    4. El auto: Que paso???? donde lo dejaste???, yo lo dejo en el Parque de la Reserva (donde estan las luces del agua que hasta ahora no conozco), la municipalidad te cobra 10 lucas flat, entras por la altura de sur y lo cuadras dentro del parque, todo tranqui. La verdad, no alucino ir a un concierto sin carro, por la joda de salir a buscar un abusivo taxi.

    En fin, ya se viene Depeche asi que, a estar preparados.

    ResponderEliminar
  2. Excelente dato del estacionamiento. Tamare, van mas de 70 lucas la gracias de las llantas. Mas de 7 pinchazos. Menos mal, muy finos, con algun tipo de aguja extra larga y filuda.

    Un abrazo mi estimado Marcelito !!!

    ResponderEliminar