martes, 19 de mayo de 2009

Del Cole: Los Quinceañeros



Esta entrada estará llena de imprecisiones, pero lo corregiré después del viernes, que me voy a reunir con todos los involucrados .

Una de las principales características de la secundaria, de segundo a cuarto de medía, eran los granos. En segundo lugar: los quinceañeros.

Recuerdo uno en particular. Nos habían invitado a todos los de mi mancha -creo que a todos en realidad- y habíamos quedado en ir juntos Kike, Marcel (Navarro) y yo. Yo le había pedido a mi viejita que nos lleve y ella aceptó, pero me pidió que me reunierá con mis amigos lo más temprano posible.

De tal manera que recién entrada la noche ya estaban en la quinta (yo vivía en esas épocas frente al agrupamiento residencial Risso) mis amigos. Todos bien enternaditos. Recuerda Marcel que todos nos hechamos la colonia de mi hermano Pedrín. Una AROM, clásico de clásicos.


Bueno, viéndonos mi mamá ya a todos juntos, y sabiendo que tenía que hacer más tarde, decidió llevarnos al lugar del quinceañero. Era un local por la Avenida Wilson (creo que hace miles de años le cambiaron a Garcilazo de la Vega pero nadie la llama así), en una trasversal.

Nos llevó a eso de las ocho de la noche o talvez antes. El hecho es que llegamos y no había llegada nadie. El local estaba cerrado y nosotros cuatro ahi paraditos. Estabamos un poco -o bastante- asustados ya que la zona no era tan tranquila que digamos. Quizás para apaciguar en algo el frio (o el miedo) Marcel decidió prender un cigarrillo. Grande fue nuestra sorpresa cuando vimos que se ponía a la boca un cigarro marrón, delgadito (tal vez el grosor de una cañita o sorbete), mentolado. Eran los famosos MORE (¿así se escribía?). La escena al final era la que ven el post: nuestro pata Marcel apoyado con un pie en la pared, fumando. (Nótese el peinado).

No recuerdo si el resto de nosotros tenía cigarros, pero sí recuerdo que todos compartimos ese en particular. No faltaron las bromas respecto al tamaño, grosor y color del cigarrillo, pero Marcel siempre tomaba las bromas de muy buena manera, y espero me autorice en siguientes entradas a contar algunos otros eventos que lo involucran directamente.

Había que cuidar como oro, no solo el licor, sino también los cigarros por que la plata no nos sobraba. Juntando todas nuestras propinas no nos alcanzaba ni para media caja de cervezas y es por ello que siempre teníamos que recurrir a la "chata" de ron.

A eso de las nueve de la noche, y después de varias pitadas a los More, llegó el equipo de música. Llegarón después las luces, y llegó después "La Galactica". Era una chica de contextura gruesa enfundada en un vestido plomo claro (no confundir con típico "plomo rata" del colegio). El tema era no sólo el color sino el material del vestido, era brilloso, como si fuera satinado o plastificado. Parecía realmente un traje espacial.

Después ya comenzó a llegar más gente y el local se llenó. Hubo un concurso de baile que ganó mi chochera Naysha (Nair). El premio fue un disco de ....(tendré que preguntarle... ya lo hice, no se acuerda). Su pareja fue otro super amigo mio, muy querido, Marcel Larriviere.
Cuando el tono ya estaba terminando (creo que fue incluso el último tema que le rogamos al DJ que pusiera), por fín pusieron una de mis canciones favoritas: Enola Gay de OMD. Yo quería bailarla de todas maneras (y eso que nunca fui, ni soy, ni seré de bailar) pero ya todas las chicas estaban en la pista de baile. Fui entonces a buscar alguna pareja y vi a lo lejos a Braulito con su enamorada. Muy respetuoso fui a sacarla a bailar (obviamente con la aprobación de Braulio) pero me hizo roche. Me dio una sonrisita incomoda moviendo la cabeza de un costado a otro. Creo que estaba en bronca con él.

Y no la bailé.

2 comentarios:

  1. Por su puesto que recuerdo ese quiceañero, y la aparición de los More en la escena Santarrosina... fue una marcianada. Recuerdo vagamente ese quiceañero, creo que al final terminamos bailando el Pio Pio, no se...,.
    Tambien recuerdo a Gerardo Negrini, que tenia la extraña pasión de coleccionar los bouquets de las chicas, y que se arrojaba sobre ellos cada vez que eran lanzados.
    Respecto a la autorización de publicar "algunos otros eventos que me involucran directamente", lo conversaremos personalmente el viernes en el "Personal P??????".

    ResponderEliminar
  2. Pucha!! creo que a mí no me invitaron... jeje.... pero si recuerdo claramente como Gerardo "coleccionaba" bouquets. Nuevamente traes a mi memoria cosas imborrables. Gracias Germancho!!!

    ResponderEliminar