sábado, 18 de abril de 2009

Germán Adolfo





Valga esto como aclaración cuando me preguntan el porqué le puse mi nombre a mi primer hijo varón (que antiguo suena, ¿no?).

Mi papá le había ofrecido a uno de sus mejores amigos honrarlo poniéndole su nombre a su última creación (la cual termino siendo quien les escribe) . Siempre y cuando esta creación sea UN VARÓN. No habia Ecografias, y el nombre: LUIS FELIPE.

Por otro lado, mi mamá le escribió a mi abuelo (su suegro) una carta (no había email) en donde le ofrecía honrarlo poniéndole su nombre (completo, los dos nombres) si es que su última creación (nuevamente, quien les escribe) salía UN VARÓN. La razón era que le quería mucho y que además ninguno de sus hijos (mis tios Germán y Carlín) le habían puesto a sus primogénitos GERMÁN ADOLFO. Uno era Alberto Germán y el otro Carlos Ramón.

Mi papá, al enterarse de la carta que mi mamá le escribió a su viejo, se alegró mucho y tuvo que decirle al gran amigo que se conformara con ser el padrino de su última creación, ya que de ser mujercita no le iba a poner tampoco LUISA FELIPA, no te pases pues!!!!.
Desde que tengo uso de razón, mi papá me contaba esta historia y me pedía que únicamente si la llamada a ser mi esposa y yo estuvieramos de acuerdo, le pusieramos a mi primer hijo (de ser VARON) mi nombre, el de su padre, y de su abuelo, y de su bisabuelo: GERMÁN ADOLFO.

Asi que mi nombre no es acto de vanidad o de egoismo al negarle un nombre distinto a mi hijo, sino un reconocimiento al profundo amor que tengo por mis padres y por mi abuelo. Mi chinita entendió esto (además de parecerle lo máximo la historia detrás de mi nombre) y además GERMAN ADOLFO es un nombre precioso para un VARON aún más precioso: mi hijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario